Archivo del sitio

Vicky el Vikingo y el martillo de Thor

Algunos os preguntaréis cual es el motivo que me ha empujado a ver esta película e incluso a dedicarle una entrada. Pues bien, todo esto tiene su explicación y es que mi curiosidad por ver una adaptación de una serie de animación que conocía desde que era muy pequeño (a pesar de no ser de mis tiempos), me llamaba mucho la atención. Desde el primer minuto (en realidad desde antes incluso de empezar a verla) se podía apreciar que no iba a sorprender a nadie.

El aspecto de los personajes es realmente fiel a los de la serie de animación y ese fue uno de los principales motivos que me incitaron a ver el film. Aunque es evidente al público al que va dirigido, no me quise perder la segunda aventura de estos personajes en su versión de carne y hueso (aún tengo pendiente la primera, pero estoy planteándome seriamente el verla o no).

La película puede tener ciertos puntos de humor para los más pequeños de la casa, pero en muchas situaciones tal vez ni a ellos les parezcan graciosos. Humor fácil basado en golpes y tortas que se meten los personajes, ni tan siquiera recuerdo una frase ingeniosa. Además, el gesto más famoso de Vicky cuando piensa, hace que el personaje parezca tonto. En fin, prefiero no seguir despotricando de la película y parar aquí, que sino no acabo.

Anuncios